El Cangrejo | Paula Virginia Obregón

Información de la obra

 

Título: El Cangrejo

Autor: Paula Virginia Obregón

Género: Novela

Año publicación: 2018

Formatos disponibles: Papel

Precio: No disponible

 

Retirar en CABA Envío CABA Solicitar envío (GBA / Interior) Envío internacional

 

 

Cuando apuntas a alguien con el dedo, recordá que tus otros tres dedos te señalan a vos…

Es muy fácil hablar, es muy fácil decir qué hacer, pero… ¿es tan fácil hacerlo? Cuando escuchamos a alguien contar anécdotas de algún error cometido, todos saltamos a marcarlo y/o a aconsejar y acusar al protagonista de la historia. “¡Ay no!, no tenés que hacer eso”, o “No, lo que tenés que hacer es…” y así, millones de ejemplos. Las oraciones de los receptores siempre empiezan con una reprobación, un: “NO”. Y si les recordamos que nunca pedimos consejo, sino que sólo estábamos compartiendo un momento, la automática respuesta del supuesto “receptor”, saltando a la defensiva, es: “Yo por tu bien” (típica excusa que usan todos). Porque claro, hablar es muy fácil, más pensando las cosas en frío, pero viviendo el minuto a minuto de una situación, es completamente diferente. Es ahí cuando todos nuestros impulsos salen a flote espontáneamente. Y Milo es una persona muy impulsiva, emocional y algo retraída a la hora de demostrar lo que su corazón siente. Por eso él, se considera su propio enemigo, siempre se halla ante una lucha interna de emociones. Cuando la realidad no viene acompañada de sus deseos, se niega a aceptarla, él y sus celos lo llevan a sentir un gran impulso a tener todo tipo de situación bajo control.

Milo es el mayor de 3 hermanos (en teoría 4, si contamos a Kayla), a los cuales ama con locura, (eso sí, no esperes un “te amo” verbalmente explícito de su parte) ya que él se encargó de generar un escudo ante sus emociones; escudo que, según Milo, es impenetrable. Pero sus hermanos Tobi y Luc, junto a su mejor amigo Gian, conocen perfectamente a este chico, y saben que detrás de ese duro caparazón, hay una persona sensible, dulce y tierna. Milo también a veces divaga, y mucho, o como le gusta decir a sus hermanos, navega en océanos muy profundos, llenos de sentimientos encontrados, emociones, y vivencias propias.

¿Te animás a navegar junto a él, y descubrir a tu enemigo interno?

 

 

 

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *